qhapaq ñan

Travesía por el Qhapaq Ñan

El Qhapaq Ñan, Camino Principal del Inca, recorre siete provincias argentinas, entre ellas la protagonista de este post: Salta

El Qhapaq Ñan, Camino Principal del Inca, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco recorre siete provincias argentinas.  En Salta, Santa Rosa de Tastil es uno de los destinos para los amantes de la arqueología que recorrí durante una travesía para la revista Veintitrés.

qhapaq ñan

“Cuando camino por los sitios arqueológicos siempre es una emoción intensa, pues no puedo evitar imaginarme esos lugares con olor a humo, niños jugando, ruidos propios de las labores domésticas, perros ladrando, es decir, siento en esos sitios todo lo que ya no está ni estará. Esa experiencia es única, casi mística de contacto con el pasado”, concluye el arqueólogo Christian Vitry, salteño, que formó parte de este enorme proyecto que unió a seis naciones americanas, desde la Argentina, hasta Chile, Bolivia, Perú, Colombia y Ecuador.

Pero Vitry es, además, un incansable estudioso que le pone cuerpo y alma a estas historias. Una vez al año trepa el Volcán Llullaillaco, donde fueron descubiertos los “Niños” del hoy llamado Complejo Ceremonial Volcán Llullaillaco que puede conocerse su historia en el Museo de Arqueología de Alta Montaña (MAAM) de la capital salteña. Potrero de Payogasta, Los Graneros de La Poma y Santa Rosa de Tastil con los anclajes para este recorrido que significó una de las mayores obras ingenieriles de la humanidad con más de 30 mil kilómetros de caminería incaica.

qhapaq ñan

Lo cierto es que en Santa Rosa de Tastil, la llegada al pueblo con vehículo impone una visita al Museo del Sitio en el que trabajaron los expertos y los representantes de la comunidad. Y desde allí, menos de diez minutos hacia la cima, se trepa por un sendero demarcado para acceder a la vista panorámica del sitio arqueológico. Uno de los guías de sitio es Alberto Olmos, quien junto al arqueólogo Christian Vitry revelaron a Veintitrés detalles de la inmensa historia que representa el sitio de Tastil.

qhapaq ñan

El sendero es pequeño y apenas señalizado con carteles con flechas y piedras, de manera que no se desgaste el lugar por las visitas. Pero es claro que desde el primer paso, uno mira cada piedra. Los recintos, los enterratorios, todo está estudiado y señalizado en forma minimalista. Lo importante de caminar entre ruinas es que basta apoyar un pie en ese suelo y es posible pisar un trozo de cerámica del tamaño de un dedo gordo. Y son millones de incógnitas que surgen en torno a lo que pasó en el lugar, por qué se fue la gente, adónde fue? La respuesta la da el viento, el cielo y las piedras apiladas prolijamente que permanecieron por más de 500 años allí, casi, casi, sin tocar.

qhapaq ñan

Es un privilegio contar con un arqueólogo cuando uno recorre esta historia. Y Vitry explica, entonces, que “la población de Tastil está estimada entre 2500 a 3000 personas si es que la ocupación era plena de todos los recintos que existen hoy. Personalmente, pienso que esa cantidad de población e incluso un poco más debió darse solamente cuando se hacían las ferias de intercambio de productos, al que acudían los caravaneros de diferentes lugares, incluyendo la costa chilena”, le dijo a Veintitrés.

Para el especialista, luego de esto, Tastil debió tener una población más pequeña y estable. No se sabe cuántas ferias se organizarían por año, pero si hay algo que identifica a Tastil es su rol de lugar de intercambio, de “centro comercial” dicho en términos modernos.

qhapaq ñan

La vista alcanza el horizonte y el sitio también. Se pueden ver los pasos entre montañas que se usaban en aquella época de esplendor de Tastil y que hoy, las comunidades las continúan utilizando. “Son 17 hectáreas y lo que se ve en realidad es más que el 50 por ciento, casi el 80 por ciento. Ahora, lo que se excavó en la década de 1960 y 1970 representa el 50 por ciento del total de restos arqueológicos”.

Según las épocas, hubo distintos investigadores en los sitios arqueológicos argentinos, y en referencia a Tastil, Vitry contó a Veintitrés  que “en las campañas dirigidas por el Dr.  Eduardo Cigliano entre fines de 1960 y principios de los `70 se extrajeron gran cantidad de objetos y restos humanos que brindaron una rica información sobre los habitantes de Tastil en tiempos preincaicos”, al tiempo que calculó según los testimonios que “los fechados para Tastil oscilan entre el año 1000 y 1430 Después de Cristo (DC) aproximadamente”.

qhapaq ñan

Para comparar con otros sitios de esta envergadura en suelo salteño, para el arqueólogo, “entre Potrero de Payogasta y Los Tambillos la diferencia es la función que debieron tener estos sitios en la geopolítica Inca. Ambos son establecimientos incas, sin embargo Potrero de Payogasta fue un centro administrativo muy importante y grande en una de las regiones más fértiles y pobladas del actual país en tiempos prehispanos (el valle Calchaquí), en cambio Tambillos es un Tambo, una típica construcción relacionada con el funcionamiento de los sistemas viales”.

Los datos apabullan cuando uno recorre cada sitio. Es inmensa la historia pre hispánica. Y si muchos se sorprenden por el llamado “Machu Pichu” argentino, que es el sitio arqueológico de Los Quilmes en Tucumán o El Shinkal en Catamarca pero en relación a los patrimonios de la Humanidad, lo que se valorizó fue que los sitios tuvieran poca o nada intervención humana y que el proyecto permitiera un desarrollo sustentable del lugar junto con las comunidades.

qhapaq ñan

En la Argentina, son trece segmentos de Qhapaq Ñan que representan 32 sitios y que incluyen a 18 comunidades. “Shinkal (Catamarca) es un centro administrativo Inca, pensado, planificado y construido en función de la dinámica política de los Incas (1400 a 1532 DC)”, aclara Vitry y añade que “Quilmes es un poblado preincaico que se resistió a la dominación Inca, a la cual finalmente sucumbieron, para caer, al poco tiempo, en manos de los conquistadores españoles y resistir durante mucho tiempo (300 años)”.

qhapaq ñan

Dan ganas de cambiar de profesión cuando uno recorre  un sitio arqueológico y dialoga con un especialista. “Hay proyectos de la Universidad Nacional de Salta trabajando en toda la quebrada del Toro y que incluye Tastil. Los avances se dieron en toda la región tratando de comprender mejor la dinámica del poblado y su relación con los poblados vecinos”.

La importancia de interactuar con los actuales pobladores, descendientes de aquellos quizás, que poblaron los sitios es una experiencia única al momento de caminar y conocer la historia. De la misma forma, en cada una de las siete provincias desde Mendoza hasta Jujuy, el Qhapaq Ñan es Patrimonio de la Humanidad y consistió y consiste en un proyecto integral que se desarrolló durante diez años y se continúa profundizando. Del paisaje y de la historia, es al final, la gente de cada lugar los que delinean el destino.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Algunos números sobre el sitio:

1000 a 1430 años DC es el esplendor de Tastil.

2500 a 3000 personas  habitaron el pueblo.

32 sitios arqueológicos argentinos fueron declarados Patrimonio de la Humanidad.

7 son las provincias argentinas por donde pasa el Qhapaq Ñan.

6 son las naciones americanas que integran el proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *