jachal

Jachalleros

Jáchal es el único pueblo sanjuanino que no fue destruido por el terremoto del 44. Fue polo triguero y  se pueden visitar los molinos harineros de dos siglos.

Quien no conozca Jáchal, debe saber que si la fisonomía arquitectónica de esta provincia cuyana se destruyó con el terremoto de 1944, cuando murieron diez mil personas, es Jáchal la que sobrevivió a esa hecatombe. Para un artista de las bellas artes como Roberto Ruiz, fotógrafo argentino y jachallero también,  este pueblo se parece a La Habana (Cuba) pero con autos de última generación.

jachal

“Berto” sostiene que hay jachalleros en distintos rincones del mundo. Y él mismo, después de pasar casi la mayor parte de su vida en Buenos Aires como fotógrafo del diario Clarín, se volvió a su pueblo , epicentro de sus despliegues artísticos como la muestra fotográfica que acaba de inaugurar  en la sede del ACA y que se podrá visitar durante todo el verano.

Las fotos del post, son de él, porque además de haber compartido el Cruce de Los Andes Sanmartiniano, también compartimos La Cabalgata de la Fe a la Difunta Correa de donde es la foto de Manuel Jesús Fuentes, que con casi noventa años estrena “pilcha” en cada cabalgata.

jachal

“De cuando viniste, hay nuevos restaurantes—dice—y comenta que el Bar de Nikko y Pascual donde jueves y viernes la carta a pura parrillada y pasta, ahora ofrece pizza a la parrilla, se puede disfrutar de “El Viejo Tata” y Mil Ochocientos.

Son cerca de dos horas desde la capital sanjuanina para llegar a esta ciudad que muestra ochavas con fachadas coloniales, muros anchísimos en las casas originales de principios del siglo pasado, todas impecables.

jachal

Las familias viven en las mismas casonas que construyeron sus bisabuelos y esto, aunque común en cualquier otra ciudad, es un orgullo y una perla de la historia social para los sanjuaninos. Que guardan en su corazón  y en un museo del terremoto las fotografías en blanco y negro de lo que fuera su capital antes de quedar destruida en su totalidad.

Jáchal está sobre la mítica Ruta Nacional 40. Y este recorrido por la arquitectura que muestran las viejas casonas revela un pasado ahora desconocido. Es de cuando se radicaron aquí los pioneros que forjaron el polo triguero de la Argentina.

jachal

El testimonio lo muestran los cerca de 16 molinos harineros que se distribuyen en esta porción de suelo sanjuanino  y parte de ellos reconstruidos como monumentos históricos que aún funcionan y producen harina para los visitantes. Las  ruedas de granito giran y aplastan los granos hasta que forman el polvo blanco impecable que llamamos harina. Los autos último modelo que recorren las calles de Jáchal hoy responden a la época actual del oro. La historia triguera del pasado duró hasta que la pampa húmeda le ganó y el puerto de Rosario convirtió en mejor negocio aquella zona.

jachal

Una de las historias que más se recuerdan de Jáchal es la del poeta, periodista y político, Buenaventura Luna, Eusebio de Jesús Dojorti quien también en los años 30 hizo capot llevando el folklore a nivel nacional al participar en el Programa “El Fogón de Los Arrieros” por Radio el Mundo. Es común que la gente cante con su guitarra parte de los himnos creados por Buenaventura: “Vallecito de Huaco” y “Pampa del chañar”.

Y allí está ni bien se trepa la Cuesta de Huaco, por la  40, en el cementerio del pueblo, la guitarra de Buenaventura Luna, descansando sobre la tumba del autor a la sombra de un algarrobo que, se cree, es el más antiguo de la región.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tomates secos al sol, nueces, uvas pasa y dulce de membrillo en forma de barra, son parte del universo de exquisiteces que se continúan elaborando en cualquier casa del centro provincial y del campo. Las fincas son regadas por vertientes y arroyos que logran mostrar los campos verdes en verano como si fueran un oasis que se despega del territorio montañoso y del desierto sanjuanino.

La fundación de Jáchal data del 25 de junio de 1751.

www.turismo.sanjuan.gov.ar

Crédito Fotos: Roberto Ruiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *