carnaval salta

Carnaval: brillo, lentejuelas y albahaca

El Carnaval permite, además del descanso que cada rincón del país ofrece, un recorrido por la historia y cultura en una de las fiestas más antiguas de la humanidad.

Albahaca, cantos, sikuris, cascabeles, corso y Pujllay, el Diablo. Carrozas, plumas, brillos y lentejuelas. Pieles brillantes, bronceadas, bailes, danzas, coreografías. El carnaval es fiesta y en la Argentina está presente en cada rincón del país.

carnaval salta

Con su estilo, su mixtura entre la colonia y el indio. Igual que en el mundo, porque esta fiesta pagana tiene su origen mucho atrás en el tiempo. Dicen que hace cuatro mil años que el mundo registra lo que le pasa a la gente y lo baila, lo canta, lo dibuja, lo fotografía y en los festejos de carnaval participan todos. El fin del trabajo, el fin de la cosecha o como en la tradición cristiana, en relación a la cuaresma, los 46 días a contar desde el miércoles de cenizas que aluden al tiempo que Jesucristo ayunó en el desierto. Por eso, “carnevale”, de la palabra “carne” y “levare”, quitar , explican su nombre que, sin embargo, así tal cual como lo llamamos hoy tomó forma en el siglo XV en Europa.

carnaval salta

Dicen los que saben que el origen más remoto está en Babilonia, que se veneraba a Marduk, su Dios fundador , en el templo de los Jardines Colgantes donde al comienzo de cada primavera se subvertía el orden de las jerarquías, los sirvientes daban órdenes a los amos, se suspendían las leyes y se ridiculizaba a la Justicia. Cosa divina, porque si uno lo piensa en lo cotidiano ocurre a menudo.

Dice un salteño de ley, Juan Guantay, que con el entierro del Pujllay, -el Diablo, el coludo-, que se realizó el domingo pasado, el domingo de tentación, ya pasaron todos los corsos. Pero con orgullo cuenta que en el Norte, todos los carnavales de cada ciudad y pueblo son lindos, son muy autóctonos porque reúne la cultura de siete etnias aborígenes diferentes.

carnaval salta

Con sus bailes Pim Pim en el Valle de Lerma, comparsas de hasta trescientos integrantes, que llevan gorros de cuatro metros de alto, por tres metros de ancho y cincuenta kilos de peso. Y es el aroma el que atrae en el Norte, es por la albahaca, van ramitas llenas de hojitas en las manos, se convida, se reparte, se lleva en la oreja, es para ahuyentar la mala suerte, la mala onda. Fue en el corso de Cerrillos, que se llama de Las Flores -porque antiguamente se arrojaban flores y todos conocen por el estribillo de la Cerrillana: “Como olvidarte cerrillos, si por tu culpa tengo mujer”-, que un sonido entre dulce y lastimero en medio de la noche atrapó los oídos más finos.

carnaval salta

Cuando una de las comparsas llegada como invitada de Bolivia, de Oruro, y antes de comenzar su desfile y con su baile ataviados con sus trajes espléndidos y elegantes, se escuchaba desde lejos esta melodía, casi imperceptible, una especie de tintineo en medio de la noche fresca, llena de estrellas, como es la norteña. Y cuando llegaron cerca del público, las chicas con sus trajes como de terciopelo negro, ceñidos en la cintura, con falda acampanada, impecables junto con sus compañeros, los bailarines que danzaban, desprendían esta melodía. Era el repiquetear de los cascabeles que llevaban a modo de brazaletes, como pulseras elegantes. Con los brazos dibujaban arabescos en el aire y la noche atrapaba los sonidos de los cascabeles. ¿Por qué llevan cascabeles? Semejan las cadenas con que sujetaban a los esclavos y a los indios, respondieron.

carnaval salta

“En Salta, dice Juan Guantay, los carnavales son como el vino. No hay lindo ni feo, son todos distintos… churo, no?”.  Juan es calchaquí. “Lástima que no fui a Buenos Aires -me dice y se lamenta-, sino, te pintaba de rima y albahaca” y a la usanza norteña ahí nomás dedica una copla: “Desde tu labio a tus ojos, haré un escalón para en este carnaval, dormirme en tu pecho y hablar con tu corazón”. ¿Churo, no?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *