Un Río de Sal

El circuito binacional Parque Patagonia une a la Argentina y Chile por su naturaleza desde el Oeste santacruceño. Son 500 km. Y aquí va el post de un trekking en el Cañadón Caracoles donde corre un río de sal.

Si todos hablan de las Salinas Grandes en Jujuy, en el norte de la Argentina, es imperdible llegar a distintos lugares donde el paisaje se convierte en una postal blanca. Hay un rincón en el recorrido del oeste santacruceño adonde se llega por Ruta40 desde Los Antiguos y Perito Moreno camino a Cueva de Las Manos. Primero, el cañadón Pinturas, donde un alto en el camino hace recorrer un sitio increíble de colores como en Purmamarca, Jujuy. Es en la estancia Los Toldos, luego, un tramo rutero y se llega al Cañadón Caracoles, donde está este recorrido de sal mucho antes de llegar por fin a Cueva de las Manos.

cañadon caracoles

La ruta de asfalto se transforma en ripio, prolijo, y conduce directamente al Cañadón Caracoles, de suelo salitroso y muros de piedra ocre. Es mágico. Cuando pasé hace un mes, había una invasión de langostas. En realidad de “Tucuras” (algo así como unas primas hermanas), una manga, porque al bajar de la camioneta el suelo estaba plagado. Buscando, vi que es común y que desde octubre había preocupación en el sur chubutense, sobre la meseta y hasta Río Mayo y en el norte santacruceño. Lo cierto es que pueden llegar a formar mangas de hasta 5000 metros de ancho.

cañadon caracoles

En julio de 2015, en Santiago del Estero hubo una manga que, de tan grande, arrasó con los cultivos de 1500 hectáreas. El suelo, sobre la ruta, era un asco. Casi no las veías. Eran como manchitas y cuando caminabas las ibas pisando. Sin querer.  Como el paisaje es de colores ocres y pardos, menos las ves hasta que están sobre ellas. Lejos de este detalle al natural, desde la ruta se ve el horizonte recortado por los muros del cañadón Caracoles y una franja blanca impactante. Cerca del mediodía, encandila con el sol. Es el suelo salitroso.

cañadon caracoles

Y es como todo paisaje que uno ve por primera vez. Lo caminás, lo tocás, lo mirás y si te alejás de los pocos humanos que puede haber cerca, te sentís en otro mundo. Es una inmensidad blanca abrazada por un cañadón.

cañadon caracoles

Te pueden advertir que la naturaleza es virgen, que los lagos son preciosos, que vas a conocer la meseta y la estepa infinitas. Glaciares y cordillera. Valles y bosques, pero estar allí es impecable. El circuito Binacional que une a Chile y la Argentina durante 500 km se convierte en un destino. Y cada tramo revela perlas en el camino aún para quienes han recorrido la Patagonia austral y que eligen estos lugares para recorrer. Falta aún, en este recorrido contado, llegar a Cueva de Las Manos, Patrimonio de la Humanidad. Luego un parate en Bajo Caracoles, donde se saborea el mejor café expreso de la región antes de llegar a Lago Posadas, con sus 200 habitantes y un sitio privilegiado para conocer antes de cruzar a Chile, recorrer y volver a la Argentina.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *